>

miércoles, 1 de marzo de 2017

En casación caso de fraude en contra de Enabas.

En casación se encuentra el caso del procesado José Gutiérrez Alfaro, condenado a 6 años de prisión por el delito de fraude en perjuicio de la Empresa Nicaragüense de Productos Básicos (ENABAS), que asciende a más de 11 millones de córdobas.

El 11 de junio de 2015 el juzgado IV Distrito Penal de la ciudad de Managua condenó al procesado a la pena de 5 años de prisión por el ilícito de fraude. Sin embargo, la Sala Penal Número Uno del Tribunal de Apelaciones reformó la sentencia de primera instancia y le impuso 6 años de prisión.


Los abogados del Estado solicitan a la Sala Penal mantener los 6 años de prisión al acusado y reformar la sentencia para que el vehículo sea decomisado a favor de ENABAS.
En audiencia oral y pública el licenciado Félix Hernández, representante del Ministerio Público, expresó que los hechos acusados fueron demostrados en el proceso penal.

El fiscal expresó que el acusado se dividía el dinero con otro imputado de nombre Salomón Maradiaga y utilizaba un vehículo propiedad de Enabas para cometer el delito, por lo que solicitó a los magistrados decomisar el automóvil a favor de la Empresa Nicaragüense de Productos Básicos.

El fiscal pidió a los magistrados mantener la pena de 6 años de prisión y reformar la sentencia del Tribunal de Apelaciones de la capital, para que sea decomisado el vehículo propiedad de la Estatal ENABAS que fue utilizado para cometer el delito de fraude.

El Procurador César Guevara Hernández, solicitó a la Sala Penal mantener los 6 años de prisión al acusado y reformar la sentencia en lo que respecta al decomiso del vehículo para ser entregado a ENABAS.




La defensa técnica del procesado alegó que su representado admitió los hechos y en el proceso no se estableció que el vehículo haya sido utilizado para cometer el  delito.
La defensa técnica del procesado alegó que su representado admitió los hechos y en el proceso no se estableció que el vehículo haya sido utilizado para cometer el delito. Alegó que el automóvil fue obtenido por su representado dos años antes de la acusación. Por lo antes expresado solicitó a los magistrados no aceptar el recurso de casación interpuesto por el Ministerio Público.

Según la acusación fiscal el procesado se organizó con el otro acusado, Salomón Mariadiaga, para obtener beneficios económicos mediante identificación de clientes de ENABAS, obteniendo el 50 por ciento de los pago de los créditos de alimentos cedidos en  Puerto Cabezas, Región Autónoma del Caribe Norte.


Para cometer el delito el acusado manipuló el sistema informático de ENABAS,  ya que ocupaba el cargo de programador en la  Empresa Nicaragüense de Productos Básicos.