>

martes, 11 de octubre de 2016

LG implementa acciones que transforman vidas en el mundo.

 Etiopía, el Estado independiente más antiguo de África y del mundo es una de las zonas de mayor enfoque del Instituto Internacional de Vacunas (IVI por sus siglas en inglés) por los cuadros diarreicos agudos que año con año cobran la vida de miles de personas y también lo es para LG que como parte de su compromiso con las comunidades busca crear resultados auténticos en situaciones reales.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) las enfermedades diarreicas son la segunda mayor causa de muerte de niños menores de cinco años y ocasionan la muerte de 760 000 millones de niños cada año, las  razones van desde la falta de atención hasta carencia de recursos para el tratamiento.

LG Electronics con el Instituto Internacional de Vacunas (IVI por sus siglas en inglés) y socios locales se unieron para reducir las enfermedades diarreicas agudas (EDA) a través de una campaña de sensibilización y vacunación en Etiopía, una de las zonas de mayor afectación.

El proyecto estableció la meta concreta de inmunizar a 20,000 etíopes. Información disponible para todo el público detalla el rol exacto de cada organización y las actividades que cada equipo debía emprender para alcanzar su meta. El financiamiento del proyecto – LG donó KRW400 millones (won surcoreano, en dólares son US$360 millones) al IVI – fue presentado claramente.

Como resultado de este ejercicio de transparencia, LG mostró que la compañía tiene un serio compromiso y autenticidad para mejorar la calidad de vida de las personas alrededor del mundo y no solo pretende implementar estrategias de Responsabilidad Social Empresarial (RSE) sin objetivos definidos.

Invertir no donar a las comunidades.
Uno de los principales errores al intentar comunicar efectivamente las acciones de RSE es pensar que la compañía únicamente busca generar ganancias. En realidad, los negocios son incentivados a generar valor en las comunidades donde operan.


Extraer ganancias sin reinvertir en el mercado es torpe, ya que el desarrollo de un negocio sostenible requiere que tu mercado esté en constante crecimiento también. 
“Estos simples datos de la economía demuestran por que las campañas efectivas de RSE van más allá de la entrega de productos o soluciones temporales a problemas de fondo. La verdadera RSE busca mejoras de largo plazo que den resultados tangibles y reales en el desarrollo de las comunidades”, resaltan las estrategias globales enmarcadas en el concepto “Life’s Good with LG”

Life’s Good with LG” es más que un slogan. LG está comprometida a trabajar con las comunidades locales para mejorar la calidad de vida alrededor del planeta y la compañía ha participado en numerosas campañas para hacer que su visión de una buena vida sea una realidad.

Esto significa que la RSE real debe incluir más que simples donaciones, sino crear valor compartido que es hasta cierto punto de provecho para las propias empresas, siempre y cuando los beneficios también sean claros  para la comunidad.

LG mostró su comprensión de estos principios al desarrollar academias de capacitación en aire acondicionado alrededor del mundo. Al ofrecer clases gratis y capacitación vocacional a los profesionales de la industria, LG pudo familiarizar a los técnicos con sus productos a la vez que mejoraba la vida de los estudiantes. El entrenamiento/capacitación recibida en estas academias creó valor real en las comunidades mejorando el posicionamiento de LG en el mercado global y ayudando a LG a servir mejor a sus clientes.

Nicaragua da primeros pasos
Según Sergio Fonseca, supervisor de LG Nicaragua, ya están dando pasos en el país para identificar y promover la mejora de la calidad de vida de las comunidades.
“Estamos creando alianzas con actores locales para establecer una excelente conexión con las comunidades, queremos identificar casas hogares, fundaciones que no solo brinden fondos para solventar una situación en particular, sino que brinde herramientas para que los beneficiados generen cambios profundos en  calidad de vida y la de sus comunidades”, explica Fonseca.


Estos programas de beneficio mutuo demuestran que las acciones corporativas son capaces de ir más allá de la búsqueda de lucro.  Las auténticas acciones de RSE que crean valor elevan el perfil de marca en el mercado local, así como los sentimientos de confianza en los consumidores globales.